Nosotros la Junta Directiva de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Venezuela y
nuestros miembros, queremos expresar satisfacción y beneplácito por la liberación de las
médicos residentes, acusadas de manera injuriosa de cometer delitos en contra de la
humanidad de una paciente a quien solo se buscaba de manera profesional salvar su vida
ante las complicaciones que presento al ingreso al hospital central de Maracay, Edo
Aragua.

Sin embargo, seguimos solicitando averiguación exhaustiva de los hechos, con la finalidad
de resarcir el daño moral ético y profesional que han sufrido de manera injusta e irracional
estas jóvenes médicos.

Así mismo señalar y responsabilizar al personal que de forma arbitraria y sin sentido
dieron la orden de detención y confinamiento a profesionales en el ejercicio de su
profesión, sin haberse establecido una detallada averiguación, deben estos funcionarios
ser sancionados, de acuerdo a lo establecido en la ley y el Ministerio Publico establecer y
declarar públicamente la inocencia y libertad plena de estas profesionales médicos, cuyo
actuación fue dirigida única y exclusivamente, con los escasos recursos que contaban, a
salvar la vida de la paciente y de su hijo la complicación que presentó.

Junta Directiva de la SOGV